Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

En este Blog no encontrarás vídeos de perros ni gatos. Ni tampoco la autora se regodeará describiendo los anocheceres inacabables de veranos fantásticos, ni la maravillosa paleta de colores de un atardecer de otoño. Tampoco te hablará de sus Hobbys, de los deportes que practica. No encontrarás ninguna receta de cocina. ¿ A quién podrá gustar este Blog entonces?, te preguntarás. Pues le gustará posiblemente al Soldadito de plomo al que le cambiaron el cuento. Su corazón y sus piernas se derriten poco a poco en la chimenea. La Bailarina ajena a todo sigue danzando al compas de aquella canción que un día bailaron juntos a pesar de estar tullido. Bastaría que alguien creyera en él para apagar ese infierno. El mientras se consume, sigue esperando.

En cualquier canción de Bryan Ferry

Reventamos, dándonos la espalda, cada una a su manera. En cualquier canción de Bryan Ferry Aquel Mapa de Europa en mis manos, era nuestra excusa favorita. Yo lo guardaba siempre que podía, a la misma hora,en ese trastero. Tú abrías la puerta de al lado,...

Leer más

PRINCESA DE PÚAS

PRINCESA DE PÚAS Sentada en su trono, su corazón recosido masca tranquilidad como si fuera chicle. Se olvidó, de que fuera existe un jardín. (Que hoy está helado y vacio de voces. Las nuestras.) El tocadiscos está mudo. Se escondieron de ella todas canciones....

Leer más

Acerca del blog

En este Blog no encontrarás vídeos de perros ni gatos. Ni tampoco la autora se regodeará describiendo los anocheceres inacabables de veranos fantásticos, ni la maravillosa paleta de colores de un atardecer de otoño. Tampoco te hablará de sus Hobbys, de los deportes que practica. No encontrarás ninguna receta de cocina. ¿ A quién podrá gustar este Blog entonces?, te preguntarás. Pues le gustará posiblemente al Soldadito de plomo al que le cambiaron el cuento. Su corazón y sus piernas se derriten poco a poco en la chimenea. La Bailarina ajena a todo sigue danzando al compas de aquella canción que un día bailaron juntos a pesar de estar tullido. Bastaría que alguien creyera en él para apagar ese infierno. El mientras se consume, sigue esperando.